La Celulitis
Notas de Interés

Osteoporosis - Actividad física y desarrollo óseo

El esqueleto humano tiene 206 huesos, que proveen al cuerpo de soporte contra la gravedad, protección de órganos y tejidos vulnerables y un sistema rígido que mediante los músculos permite la locomoción y otros movimientos. No se trata de un tejido inerte sino separado, que tiene roles metabólicos y estructurales que responden a factores mecánicos, endócrinos, nutricionales, y a la exposición de ciertas drogas y toxinas.

 

Desde el punto de vista de la ingeniería es más fuerte que la madera, más dura que el ladrillo, o el concreto (Koch, 1971), y tan liviano como para permitir movimientos y suficientemente sólido para proveer soporte. Su flexibilidad le permite absorber impactos súbitos sin romperse.

Se forman dos tipos de tejido óseo: el cortical y el trabecular.


El trabecular suele tener mayor área de superficie y ser más susceptible a las influencias de los factores como la nutrición y la actividad física (Gallagher, 1990). En el adulto humano la relación cortical/trabecular es aproximadamente 4:1.

 

  • - CRECIMIENTO : Es la expresión de un proceso programado genéticamente del alargamiento de todo el esqueleto bajo el control del sistema endócrino.
  • - MODELADO : Es el proceso que altera la forma y la masa de algunos huesos en respuesta a factores locales. Aumenta la fuerza del hueso agregando masa y aumentando la arquitectura geométrica donde la carga mecánica es mayor. En los jóvenes es el responsable de acumular una reserva ósea más allá de la necesaria.
  • - REMODELADO : Es un proceso predominante en adultos, aunque está presente en los jóvenes y que es capaz de modificar la forma y la masa. No contribuye al ¨banco óseo ¨.

 

La función primaria es reparar las micro fracturas que ocurren con el stress normal diario. En el remodelado los osteoclastos reabsorben el hueso, mientras los osteoblastos lo forman. Este proceso provee un mecanismo que mantiene la homeostasis del calcio y permite al esqueleto mantener su integridad mecánica al renovar el hueso. El remodelado es responsable de la pérdida ósea que acompaña el envejecimiento.

 

  • En la edad adulta, las mujeres premenopáusicas pierden un 1% anual de hueso como resultado del remodelamiento.
  • El modelado significa aumento de hueso y crecimiento. El remodelado pérdida neta ósea. Ambos procesos están relacionados con la tensión mecánica, que es la pequeña deformación del hueso inducida por una carga mecánica.
  • La actividad física produce tensión. Por encima de un límite induce moderados cambios e incrementa la masa ósea.

El calcio constituye un mineral indispensable en la mineralización ósea. Diariamente se requiere una ingesta de 800 a 1200 mg. de acuerdo a la edad y sexo. Entre el 60 y el 75 % de los adultos en EE. UU. consumen una cantidad inferior al RDA, hecho que coincide con los datos de la Argentina. Ello determina a lo largo de la vida la predisposición a la osteoporosis, que se manifiesta en edades adultas. Resulta indispensable la prevención, especialmente en la mujer, a la que debe suplementarse en los casos que sea necesario al constatarse que su dieta habitual no alcanza los mg. de calcio indispensables. Está demostrado que la prevención es más eficiente que el tratamiento que deba instituirse una vez que la osteoporosis se pone de manifiesto.

 

Pico de masa ósea

 

El establecimiento de un nivel óptimo de masa ósea durante los años de crecimiento cuando el modelado es estimulado, es crucial para la adecuación de un esqueleto a lo largo de la vida.

 

Teniendo en cuenta la pérdida ósea como consecuencia normal del envejecimiento, aquellos que adquieran la mayor masa ósea en los años tempranos tendrán menor riesgo de salud asociados con la fragilidad del esqueleto en los últimos años de su vida.

 

Se estima que puede inducirse una ganancia ósea mayor en los años de crecimiento, constituyendo el concepto de pico de masa ósea.

Osteoporosis es un proceso que hace más finos a los huesos a través de la edad. Habría tres factores determinantes:

 

  1. - Fallas en alcanzar un pico de masa ósea suficientemente alto durante los años de crecimiento.
  2. -Fallas para mantener el pico de masa ósea por un tiempo suficiente en los años adultos.
  3. -Pérdida acelerada de hueso en los últimos años.

 

Pico de masa ósea es la más alta masa de hueso que alcanza un individuo en su vida. Frecuentemente se lo deduce midiendo la densidad mineral ósea (BMD).

El promedio en las mujeres es menor que en los hombres, pero por que su esqueleto es más pequeño. Hace algunos años se pensaba que se alcanzaba después de 10 a 15 años de consolidación de masa ósea al terminar la maduración esquelética. Hoy se estima que probablemente se encuentre después de cesar el crecimiento lineal. La pérdida ósea suele comenzar durante la tercer década.

 

Entrar en la senectud con un esqueleto fuertemente denso confiere un alto nivel de protección contra la fragilidad y las fracturas.
Además de la carga mecánica, la regulación hormonal y los factores nutricionales y ambientales, es fundamental la programación genética.

 

Actividad física

 

La gravedad y la contracción muscular son las dos fuerzas mecánicas aplicadas al hueso.

 

Ley de Walff. El anatomista alemán Julius Walff estableció que la forma general del hueso ocurre como consecuencia de los cambios primarios del stress primario. La masa ósea, densidad y forma cambian en respuesta a la actividad física dependiente del propio peso. Numerosos estudios observaron BMD más altos en atletas comparados con no atletas.

Las poblaciones sedentarias versus poblaciones activas indican los beneficios de la actividad física. (Snow - Harter & Marcus, 1991).

 

Los jugadores de tenis suelen tener mayor densidad ósea en el brazo dominante.

 

La frecuencia de fracturas aumenta a medida que la densidad disminuye. Existen numerosos estudios que muestran mayor BMD en atletas y gente activa en relación a los sedentarios.Es posible obtener modestos incrementos en la densidad ósea mediante el ejercicio (Chouw y col., 1987, Daisky y col., 1988; Rikly &Mc Manus, 1990).

 

La evidencia sugiere que el efecto del ejercicio es positivo modestamente si los términos son cortos, pero puede ser potente si se prolonga en el tiempo (Eximan, 1991). Los resultados de estudios prospectivos sugieren que la actividad física debe ser vigorosa para aumentar el BMD.

 

© 2010 Laboratorios Temis Lostaló Todos los derechos reservados.
Toda la información contenida o referenciada en este Sitio Web se publica única y exclusivamente a título informativo y educacional. Dicha información no debe ser tomada como consejo médico, diagnóstico o tratamiento. Los usuarios no deberán utilizar la información contenida en este Sitio Web para diagnosticar o tratar una enfermedad o problema de salud, ya que esta información no puede en modo alguno sustituir el asesoramiento, diagnóstico, indicación o consejo profesional de un médico calificado. Por favor, consulte a su médico ante cualquier duda o preocupación que pudiera tener con relación a su condición y/o estado de salud.

Laboratorios Temis Lostaló. Excelencia Farmacéutica.