La Celulitis
Notas de Interés

Los medicamentos antiedad cambiaron de envase (1ra.parte)

 

Licenciada en Nutrición M. Emilia Mazzei


Gracias a las investigaciones realizadas y al avance de la tecnología se ha descubierto que muchas sustancias contenidas naturalmente en los alimentos tienen beneficios para la salud. Ellas intervienen mejorando la calidad de vida, evitando el envejecimiento, actuando como poderosos antioxidantes y previniendo la enfermedad cardiovascular, el exceso de colesterol en sangre y ciertos tipos de cáncer.


Es importante conocerlas en profundidad ya que con una alimentación adecuada y variada estamos aportando la protección necesaria a nuestro organismo sin la necesidad de utilizar remedios o suplementos.

Entre estas sustancias podemos citar:
• licopenos encontrados en los tomates
• omega 3 en los pescados, mariscos y semillas de lino
• fibra soluble B-glucano en la avena
• isoflavonas en la soja
• alina en el ajo
• glucosinolanatos en el brócoli
• limonoide en los cítricos
• catequinas en té
• lignanos en el lino
• ácido benzoico en los arándanos
• prebióticos y probióticos en los lácteos fermentados
• ácido linoleico conjugado en la carne vacuna
• fructo oligosacáridos en verduras y frutas
• fitoesteroles en el aceite de arroz
• fenoles en el vino

 

Licopenos

Son los primos de los ya conocidos carotenoides, los betacarotenos y se encuentra en los tomates rojos. Investigaciones hechas en todo el mundo han arrojado resultados sorprendentes al usar licopenos en la prevención de varios desórdenes, ciertos tipos de cáncer, enfermedad cardiovascular y otras enfermedades.
La importancia de los licopenos radica en que constituyen más del 50% de los carotenoides en el cuerpo humano. A pesar de que los tomates son la principal fuente también se los puede encontrar en sandía, pomelo rosado y damasco en pequeñas cantidades
Estudios científicos demostraron una reducción importante en el riesgo del cáncer de próstata al consumir tomates, salsa de tomates, ketchup y pasta de tomate con una frecuencia superior a 2 veces por semana. Además al cocinar los tomates con un poco de aceite se encontró una mejor absorción intestinal, lo que da como resultado un aumento de 2 a 3 veces la concentración plasmática de licopenos.
Los hombres de países del mediterráneo que consumen alta cantidad de tomate tienen menos probabilidad de padecer cáncer de próstata con respecto a aquellos donde el consumo es menos frecuente. El licopeno disuade el cáncer de próstata gracias a sus funciones antioxidantes, su habilidad para combatir radicales libres, las moléculas que dañan las membranas celulares y el ADN, la clave para la replicación celular.
Los licopenos protegen a las mujeres contra el crecimiento de tejidos tumorales cervicales. Cuanto mayor es el nivel de licopeno en sangre, menor es la posibilidad de desarrollar este tipo de cáncer. El licopeno es un poderoso inhibidor del desarrollo de células cancerosas mamarias, endometriales y pulmonares, es el mejor protector contra el daño del humo del cigarrillo y otros contaminantes ambientales. Fortalece el sistema inmune y nos protege contra los efectos negativos del oxígeno. Niveles altos en sangre de licopenos parecen retrasar y aún defender contra la degeneración macular que conduce a la pérdida de la visión, ayudan a mantener la memoria y protegen contra la oxidación del LDLc (colesterol malo) , previniendo la enfermedad cardiovascular

 

OMEGA 3

Los ácidos grasos Omega 3 son un tipo de ácido graso poliinsaturado, es decir tienen dos o más dobles ligaduras, siendo los más importantes:
* el ácido alfa linolenico (AAL)
* eicosapentaenoico (EPA)
* docosahexaenoico (DHA)
Los omega 3 son necesarios para la correcta circulación sanguínea, disminuyendo así los riesgos de enfermedad cardiovascular. Ellos son los “disolventes” naturales en la sangre. Provienen principalmente del aceite de pescado y de las semillas de lino
Se sugiere que la alimentación occidental es deficiente en Omega 3, que se refleja en la relación actualmente estimada Omega 6/Omega 3 de 20:1, comparado con la relación 1:1 del cual evolucionan los humanos
El hecho de que el Omega 3 tendría un papel importante en la enfermedad cardiovascular saltó a la luz cuando los investigadores reportaron que los esquimales tenían tasas menores de esta enfermedad a pesar de tener una alimentación rica en grasas.
Las semillas de lino contienen ácido linolenico (Omega 3) y su consumo ha demostrado una disminución de los niveles de colesterol total, LDL y agregación plaquetaria.
Recordemos como funciona el corazón: cada vez que late, envía sangre a través de las arterias. El pico máximo de presión arterial es cuando expulsa la sangre que lo conocemos como presión sistólica. Entre los bombeos, el corazón se relaja y la presión cae, es la lectura mínima que la ubicamos como diastólica. Por cada 1% de aumento de ácido alfa linolénico (AAL) en el organismo, hay una disminución de 5mm Hg en la presión arterial.
Los Omega 3 tienen la capacidad de reducir los niveles de triglicéridos, que si se encuentran elevados son un riesgo de enfermedad cardiovascular.
La hipertensión arterial puede ser el punto de partida para padecer un infarto o derrame cerebral. Uno de los factores predisponentes es la excesiva cantidad de unos potentes vasocontrictores llamados tromboxanos. Los Omega 3 contribuyen a normalizar la tensión arterial:
-frenando la sobreproducción de tromboxanos
-permitiendo que los vasos puedan contraerse y relajarse fácilmente
El endurecimiento y estrechamiento de las arterias comúnmente asociadas con el accidente cerebrovascular e infarto pueden estar causados por la inflamación crónica de las paredes arteriales. Dicha inflamación juega un rol más importante que la hipercolesterolemia o la hipertensión arterial y nuevamente aquí los Omega 3 tendrían un papel fundamental
El cerebro está constituido por lípidos: colesterol, grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas. La cantidad de Omega 3 y Omega 6 presentes en los alimentos son los responsables de cubrir los poliinsaturados, siendo los DHA y AA los más abundantes del cerebro. Durante la gestación, la placenta provee la cantidad de AA y DHA necesarios, que son aportados por la alimentación de la madre o por sus tejidos en caso que ésta sea deficiente. Por lo tanto, cuanto más abundante sea la ingesta de Omega 3 mayor será la provisión que le entregue al feto para el normal desarrollo del cerebro. Lo mismo sucede durante el amamantamiento. Tanto es así que la Academia Americana de Pediatría urgía a las madres a amamantar a sus bebes durante 6 meses para evitar las carencias de DHA. El mayor requerimiento de DHA ocurre durante la gestación y en los primeros meses de vida, ya que en estas dos etapas es cuando se consolida la formación del tejido nervioso y visual
Los requerimientos del feto son aportados por la placenta durante el embarazo y a través de la leche post nacimiento. La ausencia de lactancia materna post parto y durante los primeros meses puede producir una carencia de DHA que se traduce en:
-trastornos en el desarrollo del sistema nervioso
-trastornos en la función visual
Hay estudios que demostraron que las personas con niveles bajos de Omega 3 tienen más propensión a padecer senilidad, lo mismo que las personas que consumen grandes cantidades de Omega 6. La enfermedad de Alzheimer tiene un componente inflamatorio. Los elementos pro-inflamatorios se concentran en las partes del cerebro donde la mayor parte del daño de la enfermedad ocurre. Una vez más, para protegerse del daño cerebral es importante asegurar que la alimentación tenga suficientes alimentos y aceites que contengan Omega 3, que es un anti-inflamatorio natural.
Así mismo es importante consumir antioxidantes como vitaminas A, E y C, selenio y carotenoides, polifenoles y bioflavonoides naturales provenientes de los alimentos, para proteger los tejidos nerviosos del daño oxidativo

 

FIBRA SOLUBLE: BETA GLUCANO

Los productos de avena son fuentes ampliamente estudiadas de fibra soluble dietaria B-glucano que ayuda a bajar el colesterol.
El consumo de este cereal puede reducir el colesterol total y malo (LDL), de esta manera reducir el riesgo de enfermedad cardiaca coronaria.
3 gramos de B-glucanos son requeridos para obtener una reducción del 5% en el colesterol sanguíneo, una cantidad equivalente a 60 gramos de harina de avena o 40 gramos de salvado de avena. Por lo tanto, un alimento que tenga este mensaje debe contener 30 gramos de harina de avena o 20 gramos de salvado de avena, y aportar, sin fortificación, al menos 1gramo de B-glucanos por porción

 

ISOFLAVONAS

No sólo la soja aporta una proteína de alta calidad, sino que también tendría un rol preventivo y terapéutico en la enfermedad cardiovascular, cáncer, osteoporosis y el alivio de síntomas menopaúsicos. La acción de la soja sobre la disminución del colesterol es el efecto fisiológico más conocido.
Las isoflavonas son un tipo de flavonoide encontrado en los productos de soja. Son estrógenos débiles naturales (fitoestrógenos) que tienen propiedades estrogénicas y antiestrogénicas. La genisteina, daidzeina y gliciteina son las principales isoflavonas de los porotos de soja.La FDA revisó estudios que afirmaban que 25 gramos de proteína de soja por día tienen un efecto reductor del colesterol, estableciendo que se necesitan 6.25 gramos de proteína de soja, con un mínimo de 12.5 miliggramos de isoflavonas para disminuir el riesgo de enfermedad cardiovascular.
La mayoría de los productos de soja (porotos, tofu, bebida de soja, harina de soja) contienen isoflavonas, una porción de 7 a 10 gramos de proteína de soja aportan 30 a 50 mg de isoflavonas. Tres porciones de alimentos a base de soja proveen aproximadamente 20 a 30 g de proteína de soja.
Existe evidencia de que la proteína de soja puede disminuir los niveles de colesterol sanguíneo en personas con hipercolesterolemia pero aparentemente no en individuos con niveles de colesterol normales.Dos revisiones recientes de estudios examinaron los mecanismos a través del cual la proteína de soja o las isoflavonas reducen el riesgo de enfermedad cardiovascular:
- Aumenta la excreción biliar
- Promueve la actividad estrogénica
- Mejora la reactividad vascular
- Inhibe la oxidación del LDL y exhibe actividad antioxidante
Varios estudios epidemiológicos han encontrado que el consumo de alimentos a base de soja está asociado con un menor riesgo de cáncer de mama, colon y próstata. En los estudios que demostraron un efecto protector, una porción de soja (½ taza de tofu o 1 taza de bebida de soja) estaba asociada a una reducción del riesgo de cáncer.

 

ALICINA

El ajo (Allium sativum) es probablemente el condimento más nombrado en la literatura por sus propiedades medicinales. Los beneficios saludables del ajo son numerosos, incluyendo:
* quimiopreventivo del cáncer
* antibiótico
* antihipertensivo
* desciende el colesterol
Las características del sabor y aroma se deben a abundantes elementos solubles en agua y aceite y compuestos sulfuros, que también son los responsables de los efectos medicinales
Sin embargo, los bulbos de ajo intactos contienen sólo unos pocos componentes medicinales activos; contiene un aminoácido inodoro, alina, que es convertido enzimáticamente por la alianasa en alicina cuando los dientes de ajo son picados. Numerosos compuestos sulfurados y no sulfurados contribuyen a los efectos benéficos potenciales del ajo. En la mayoría de los estudios, se han utilizado 400 a 1200mg de polvo seco equivalente a 2 a 5g de ajo fresco (1 a 2 dientes) o 1000 a 7200mg de ajo estacionado.
A pesar de que algunos sugieren que la alicina es importante para disminuir el colesterol, no sería tan importante en cuanto a las propiedades anticancerígenas
Sin embargo, desde su descubrimiento en 1944, la alicina es conocida como un compuesto altamente inestable formado al picar el ajo, que rápidamente se descompone y es transformado en otros compuestos sulfuros. Existe evidencia que el ajo (extracto o desecado en polvo):
* reduce la agregación plaquetaria
* mejora la micro circulación en sujetos con enfermedad arterial
Además, existe evidencia preliminar de estudios de pequeños grupos de personas que sugieren que el ajo resalta la micro circulación en las personas sanas
La cantidad de ajo (equivalente a 1 a 2 dientes crudos) utilizados en la mayoría de los estudios puede ser fácilmente consumidos en la alimentación , sin embargo, la cocción del ajo puede destruir algunos de los compuestos activos.

 

© 2010 Laboratorios Temis Lostaló Todos los derechos reservados.
Toda la información contenida o referenciada en este Sitio Web se publica única y exclusivamente a título informativo y educacional. Dicha información no debe ser tomada como consejo médico, diagnóstico o tratamiento. Los usuarios no deberán utilizar la información contenida en este Sitio Web para diagnosticar o tratar una enfermedad o problema de salud, ya que esta información no puede en modo alguno sustituir el asesoramiento, diagnóstico, indicación o consejo profesional de un médico calificado. Por favor, consulte a su médico ante cualquier duda o preocupación que pudiera tener con relación a su condición y/o estado de salud.

Laboratorios Temis Lostaló. Excelencia Farmacéutica.