La Celulitis
Notas de Interés

“Mareo del viajero”: un mal que afecta al 80% de la población

Por: Dra. Ana María Debián - Especialista en Neurología

¿Sintió alguna vez leves mareos, náuseas, sudor frío, palpitaciones, debilidad o la necesidad de cerrar los ojos mientras viajaba? Si la respuesta es positiva, no se asuste: el 80% de la población mundial experimenta este tipo de sensaciones sin saber que este fenómeno tiene un nombre: Cinetosis o “Mareo del viajero”.

 

Para poder ubicarnos en esta alteración debemos entender que fisiológicamente existe un “reflejo de seguimiento”, fenómeno por el cual la vista “engancha un objeto” y sigue con la mirada el desplazamiento del mismo.

 

La cinetosis se debe a una aceleración del reflejo de seguimiento al querer ir centrando las imágenes de un entorno en movimiento. Esto hace que, al estar dentro de un vehículo en movimiento, no importa si es tierra, agua o aire, el equilibrio se altere ante los continuos cambios de referencia, provocando mareos y/o molestias en el estómago (náuseas) que pueden denominarse “disconfort abdominal”.

 

Esta sintomatología es frecuente. Se agrega sudoración fría, palidez, salivación excesiva, bostezos, debilidad y palpitaciones.

 

La situación asusta a la persona que la padece y a su entorno, máxime si son niños o adolescentes ya que a los más pequeños les resulta más difícil explicar con claridad aquello que les afecta.

Si bien el envejecimiento no parece ofrecer inmunidad para este mal, su incidencia decrece con el correr de los años.

 

¿Cuáles son las causas que provocan cinetosis?

Cualquier forma de viaje; los juegos de realidad virtual, unas vueltas en calesita o hamacarse rápidamente.

 

¿Causas que pueden aumentar la cinetosis?

Afecciones en los oídos (agudas o crónicas), ambientes mal ventilados o con humo, alcohol, tensión nerviosa o estrés.

Si la sintomatología se repite, es necesario consultar a un médico. La medicación a tener en cuenta es el Dimenhidrinato, que puede administrarse en forma preventiva o cuando el “mareo del viajero” esté instalado ya que es un anticinetósico.

 

Existen otras formas de prevención como evitar el seguimiento de objetos en movimiento subjetivo (se desplaza sólo el vehículo), respirar aire puro, despacio y hondo, evitar leer en un entorno que se mueve, no conducir si se marea. En viajes largos se recomienda beber agua fría con frecuencia y en pequeñas cantidades. Los especialistas también recomiendan ubicarse en un lugar donde el movimiento sea menor. Se deben minimizar los movimientos de cabeza y, si ayuda, se puede reclinar el asiento o cerrar los ojos. Es necesario, además, evitar comidas elevadas en calorías, proteínas y sales, como así también las bebidas alcohólicas antes y durantes los viajes.

 

Para las personas que sufren del “mareo del viajero” en forma reiterada y con gran intensidad, existen tratamientos médicos y psicoterapias para evitar este mal crónico. Están dirigidos especialmente a personas que suelen marearse mientras viajan pero se ven obligadas a hacerlo por trabajo.

 

© 2010 Laboratorios Temis Lostaló Todos los derechos reservados.
Toda la información contenida o referenciada en este Sitio Web se publica única y exclusivamente a título informativo y educacional. Dicha información no debe ser tomada como consejo médico, diagnóstico o tratamiento. Los usuarios no deberán utilizar la información contenida en este Sitio Web para diagnosticar o tratar una enfermedad o problema de salud, ya que esta información no puede en modo alguno sustituir el asesoramiento, diagnóstico, indicación o consejo profesional de un médico calificado. Por favor, consulte a su médico ante cualquier duda o preocupación que pudiera tener con relación a su condición y/o estado de salud.

Laboratorios Temis Lostaló. Excelencia Farmacéutica.